Blog  

Reaseguro

Principios Generales del Reaseguro

La buena fe. Generalmente el reasegurador no interviene en la selección de riesgos, ni en los ajustes de siniestros de los negocios que participa, sino que delega en forma total estas actividades al asegurador. Es una confianza única en el comercio internacional, ya que el reasegurador oye, ve, actúa, gana y pierde a través del asegurador.

La comunidad de la suerte. El reasegurador dentro de os términos contratados acompaña al asegurador en todos los eventos y su responsabilidad debe ir pareja con la del seguro original. Es tan amplio este concepto que el reasegurador respalda al asegurador aún en los casos de errores que éste cometa sobre la interpretación del seguro original o en casos de pagos ex-gratia que pueda hacer la cedente.

Ausencia de relación jurídica entre el asegurado y reasegurador. El reaseguro es un contrato autónomo e independiente, es decir se crea una nueva relación jurídica entre la cedente y el reasegurador, y aun cuando el contrato de seguro directo representa la medida de la obligación del reasegurador, los derechos y obligaciones de las partes tienen un nuevo origen y una causa diferente.

La consecuencia es que no existe ninguna relación jurídica entre el asegurado y el reasegurador y será la empresa de seguros la única responsable por las obligaciones frente al asegurado.

El contrato de seguro directo determina la medida de la obligación del reasegurador. Es este principio el único contacto entre los dos contratos y es el límite al principio de la comunidad de la suerte, pues la cedente no puede obligar al reasegurador más allá de las estipulaciones del contrato de seguro original. Cualquier violación a este principio hace acreedor al reasegurador a la pérdida de la confianza y a la rescisión anticipada del contrato.

También es importante notar que el principio de indemnización forma parte integral del contrato de seguro, es decir, que éste opera en forma que restituye a la compañía cedente la parte de una cantidad que ella haya pagado o esté en la obligación de hacerlo por concepto de siniestro.

El reaseguro es un contrato internacional por esencia. La razón de su existencia es servir como medio idóneo para lograr la dispersión de los riesgos en el espacio, función que se logra gracias a la posibilidad de dividirlos en numerosas participaciones que pueden cederse a empresas en cualquier parte del mundo.

Esta característica de internacionalidad presenta la dificultad de establecer leyes concretas en un país para regular el reaseguro y actualmente las reglas que se aplican emergen de los usos y costumbres internacionales.

Fuente

Autor: Diesvi.com

Fecha: 21 Noviembre 2017